¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

¿Te acuerdas del aceite de hígado de bacalao?

por / Viernes, 11 diciembre 2015 / Publicado enNoticias
Aceite-de-hígado-de-bacalao

¿De dónde se obtienen las medicinas naturales? Probablemente lo primero que te acuda a la mente sean las hierbas y plantas. Sin embargo hay una larga serie de fármacos procedentes de una fuente menos habitual: el mar.

Aunque la mayoría es consciente de lo beneficiosa que es una dieta rica en pescado, se sabe menos de las propiedades curativas de la vida marina, comparado con lo que se conoce de las hierbas y plantas.

Hay muchos estudios e investigaciones recientes que confirman que en los mares disponemos de una farmacia inmensa. No extraña que cada vez sean más los que hoy busquen en los océanos remedios a sus males.

No se trata de algo nuevo, por supuesto. Los chinos llevan siglos utilizando extractos de pescado para tratar algunas enfermedades. Por ejemplo, el aceite de hígado de bacalao se conoce desde hace mucho tiempo, como pueden atestiguar las personas mayores, que, aunque a regañadientes, lo consumían de niños para prevenir el raquitismo. Últimamente se han usado sustancias químicas extraídas de peces y de otras criaturas marinas para tratar el asma, las infecciones virales y el cáncer.

Y, hablando de aceite de hígado de bacalao, probablemente el “fármaco marítimo” más conocido, ¿sabías que, entre los esquimales, solo un 5% de la población padece de enfermedades cardíacas en comparación con un 50% entre los que viven en países desarrollados? ¿Por qué? Pues no hay que investigar mucho, los esquimales comen mucho pescado y su aceite, el ya famoso Omega 3, disminuye considerablemente el nivel de grasa en la sangre, de modo que se reduce el riesgo de ataques cardíacos.

Todos los estudios apuntan a que, una dosis moderada y diaria de aceite de hígado de bacalao puede disminuir la posibilidad de padecer de una enfermedad del corazón y/o presión arterial alta.

Hay una larga lista de otros beneficios para la salud de este producto, así que haz caso de los abuelos y sigue el ejemplo de los esquimales: ¡come mucho pescado! Y añade a tu dieta un poco de aceite de bacalao, este regalo del mar, del que se siguen descubriendo cada día más razones para consumirlo con regularidad.

Ten en cuenta, que como todo otro fármaco tradicional suplemento naturista, el uso prolongado y las dosis altas, puede tener efectos adversos. Infórmate.

¿Preocupado por el famoso mal sabor? Solo tienes que mezclarlo bien con tu zumo de fruta preferido, o tomarlo en píldoras, no es para tanto.

Deja un comentario

SUBIR